domingo, julio 21, 2013

Según Jiménez, Ollanta no debe ser Presidente




Según lo rebuznado por el animal en jefe de todos los ministerios, Juan Jiménez Mayor, Ollanta Humala no tiene las cualidades para ser Presidente de la Republica Peruana.



Según el susodicho, el Fujimorista Rolando Sousa no podía formar parte  del Tribunal Constitucional, ya que según dijo, yendo contra lo hecho por su propio jefe, Ollanta, ¡¡“HAY PERSONAS QUE HAN POSTULADO QUE NO REÚNEN LOS REQUISITOS DE DEFENSA DE LA CONSTITUCIÓN Y LOS DERECHOS HUMANOS”!!



El humaliento, refiriéndose a Sousa y sin pensar en cómo el pisado Presidente que lo manda, que es pisado a su vez por esa que le dice “COSITO”, se lanzó a la política ¡¡MEDIANTE UN FALSO LEVANTAMIENTO EN LOCUMBA, PARA AYUDAR A FUGAR A MONTESINOS EN EL VELERO CARISMA!! Y LUEGO, CON UNA MATANZA EN ANDAHUAYLAS (EL LLAMADO ANDAHUAYLAZO), ORDENADA POR ÉL Y PERPETRADA POR EL FUMÓN DE SU HERMANO ANTAURO Y EN SEGUIDA DESDE SEÚL,  propaló UN AUDIO donde ABALABA DICHA CAGADA.



Todo esto sumado a los Juicios que se le han hecho, por las matanzas en Madre Mía bajo el apelativo de Capitán Carlos, tratando de librarse de los cargos comprando testigos, según muestran los videos publicados en diferentes medios.



Si bien Sousa, tiene filiación Fujimorista y defendió o defiende al Dr. de cabecera del “Presodente” Fujimori, para este loco, no lo descalifica, pues él sólo está cumpliendo su labor de abogado defensor, así, como el Dr. Aguinaga está cumpliendo su función de médico de cabecera del ex presidente.



O… ¿es que los abogados no pueden defender ya a nadie que se supone culpable, o los culpables no tienen derecho a la defensa, ni a la atención médica?, pues si las cosas son así, es tiempo de que abogados, médicos, contadores y otros muchos profesionales, tengan que pedir el CV de la persona para la cual van a trabajar, para evitarse problemas legales, es decir, “EL MUNDO AL REVÉS”.



Según el “suciobicho” rebuznó, entre los seleccionados hubo personas que defendieron posiciones golpistas,  y que el Ejecutivo espera que se realice una nueva elección y que dejaran que sea el Congreso el que decida cómo se elegirá a los nuevos magistrados del Tribunal Constitucional y el Defensor del Pueblo. ES DECIR, EL PELOTUDO, ESTÁ MÁS PERDIDO QUE MOJÓN EN CATARATA, PUES EL CONGRESO YA ACTUÓ Y A LOS QUE LES TOCA RECIBIR LAS RENUNCIAS Y DECIDIR LO QUE HARÁN CON ELLAS, ES AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL Y NO AL CONGRESO,YA QUE LOS SUSODICHOS SÓLO PODRÁN RENUNCIAR ANTE EL ENTE QUE LES TOMARÁ EL JURAMENTO.
 

EL SIGUIENTE LINK NOS AYUDARÁ A DESASNARNOS: http://www.tc.gob.pe/REGLAMENTOTC.pdf 




 De otro lado Francisco Tudela en su artículo titulado Fundada desconfianza”, nos hace notar:



“Al Presidente Ollanta Humala le falta oxígeno. En declaraciones al diario “La Prensa” de México ha comparado la confianza pública al aire, afirmando: “(…) Mientras lo tienes no sientes que te falta, pero basta que te falte un poquito y ya te desesperas”. Sólo quién siente esa desesperación puede afirmar algo así.

El germen de esta desconfianza no es de hoy. El inverosímil abandono del programa de la “Gran Transformación” y su sustitución por la “Hoja de Ruta”, avalada mediante un juramento pintoresco rendido ante el novel marqués que preside la república de las letras peruanas, quedo anulado cuando al asumir el mando el 28 de julio del 2011, Ollanta Humala juró ejercer el cargo “(…) honrando el espíritu, los principios y valores de la Constitución de 1979”.

El juramento es indudablemente válido y legal, pues ante el requerimiento del Presidente del Congreso, el nuevo Presidente de la República sólo necesita articular una palabra: “juro”. Es lo único que requiere el Art. 116° de la Constitución vigente.

Pero el juramento despreciaba la Constitución de 1993, que había puesto fin a la era de las grandes tribulaciones, iniciada con el golpe militar de Velasco Alvarado el 3 de octubre de 1968. Más aún, el juramento transgredía la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, la cual dispone en el Art. 8°, inciso primero, que una función primordial y obligatoria del Presidente de la República es cumplir y hacer cumplir la Constitución Política del Perú, la de 1993.

¿Cómo puede cumplir y hacer cumplir la Constitución de 1993, quién públicamente honra en el momento de jurar la Constitución de 1979, que es la antítesis absoluta de la Constitución vigente?

Para los peruanos, el recuerdo del calvario causado por las políticas marxistas de la dictadura de las Fuerzas Armadas, que entre 1968 y 1980 arruinaron al Perú, se reaviva hoy al conocerse los desmanes de los regímenes del “Socialismo del Siglo XXI” en América Latina.

Los peruanos no olvidan las expropiaciones de las grandes empresas de servicios, de los recursos naturales, de las haciendas, de la pesca, del 75% de la banca privada, etcétera. Tampoco olvidan la confiscación de los medios de comunicación en 1974, bajo la mirada autoritaria de Raúl Castro Ruz, alojado para el gran evento en el Círculo Militar de la Av. Salaverry.

Cuando Ollanta Humala juró la Presidencia de la República ante el Congreso, el 28 de julio del 2011, lo hizo despreciando deliberadamente la Constitución de 1993 y “honrando el espíritu, los principios y valores de la Constitución de 1979”. Ese infeliz juramento fue el embrión de la desconfianza actual. Cuando su gobierno acarició la idea de comprar Repsol, el espectro del infame pasado se materializó en la mente de los peruanos. La desconfianza, fundada, se instaló en el país, dejando sin aire al Presidente. VER ARTÍCULO COMPLETO EN EL LINK  http://www.franciscotudela.com/fundada-desconfianza/





Bueno, este loco calato los deja para que tomen sus propias conclusiones, no sin antes invitarlos a ver los siguientes videítos:



video








video

De otro lado, el sr. Marques y garante de la repartija cayó el hocico mientras estuvo su alfil Cateriano, pero apenas lo chotearon, habló con la presidenta Nadine para que ordene al Cosito rebuznar.