sábado, julio 07, 2012

¿Que Dios salve al Perú?




Al parecer, luego de que los anticongueros, a punta de sus terrucadas, y gracias a que el Gobierno “ya no puede contra ellos”, (lo pongo entre comillas, pues para mi es sólo parte de un show para luego decirnos que hicieron todo lo posible para que funcione la hoja de ruta, pero se han dado cuenta de que lo que quieren los peruanos es la gran transformación etnocacerista), Ollanta y las cabezas gubernamentales, propusieron a monseñor Miguel Cabrejos,  ex titular de la Conferencia Episcopal Peruana, en compañía del cura que no puede oficiar misas en Lima, pero que al parecer sí puede hacer milagros, Gastón Garatea, para que hagan el milagrito y le faciliten el diálogo con los terrucos anticongueros.    

“No cesaremos de buscar los espacios de diálogo y estamos proponiendo a monseñor Cabrejos para que participe en el diálogo en Cajamarca, poner ‘paños fríos’ y se pongan en una mesa los argumentos que pudieran subsistir”, dijo Ollanta, mientras que a este loco le pareció que le crecía la nariz poquito a poco.

Por su lado y como si se tratase de un “milagro” (ojo con las comillas), las autoridades regionales y locales de Cajamarca aceptaron la intervención de Cabrejos, para abrir la puerta del diálogo con el Gobierno, pero por alguna extraña razón insistieron en la participación del sacerdote Gastón Garatea.

El aludido cura, Miguel Cabrejos, aceptó ser facilitador del diálogo en Cajamarca e invocó a la paz y serenidad, pero puso el parche antes de que reviente el chupo, diciendo que es más importante que limón en ceviche,  que las partes quieran llegar a un acuerdo.

“Vamos hacer lo que se pueda. De eso también hay que ser muy conscientes. Yo estoy dispuesto a hacer lo posible. Evidentemente también está la libertad y la decisión humana que no es sencilla. Y por otro lado está la parte del Gobierno. Pero lo importante es la voluntad de la Iglesia o de un miembro de la Iglesia de querer ayudar en este conflicto”, dijo el representante de Dios.

Mientras, nuestro Presidente por su parte, dijo lamentar profundamente la muerte de personas en las protestas violentas ocurridas en los últimos días en la provincia de Celendín; e instó a dejar de lado las posturas extremistas.

En otro momento, Ollanta dijo estar más que indignado porque los proterrucos, terrucos etnoterrucos, sacerdoterrucos y otros de sus cómplices que por allí pululan, hayan utilizado a los fallecidos en Cajamarca, para buscar obtener “réditos políticos”.
“Lamentamos las muertes. Creo que gente insana y que no tiene dos dedos de frente puede hacer política con los muertos como se ha podido ver. (…) Al difunto lo siguen exprimiendo para que siga dando réditos políticos. Eso me da asco”, dijo increíblemente nuestro Gobernante, quien, como todos sabemos, junto a toda su familia de locos le quieren sacar el jugo a la imagen de Cáceres que está más muerto que miembro viril de fallecido.

Hablando de curas, y yendo hacia temas bíblicos, pienso que nuestro presidente debería ver la viga en su ojo y no la paja en el ojo ajeno, ¿o me equivoco?

Bueno, lo dejo aquí nomás porque ya se acercan mis loqueros a ponerme mi camisa de fuerza matinal y darme mi desayuno vía enema.

Y recuerden, no me hagan caso, pues yo sólo soy un loco que les escribe cojudeces desde el manicomio, ¡¡SAQUEN USTEDES SUS PROPIAS CONCLUSIONES!!

Aquí les dejo un videíto sobre el tema.


video